Revista Politica

Analizan Protocolo de Atención a Casos de Violencia de Género de la Universidad de Guanajuato.

Guanajuato, Gto. – Derivado de la reunión sostenida con el rector de la Universidad de Guanajuato -UG- para analizar la información recibida sobre los posibles casos de acoso sexual en los diversos campus de dicha institución, las diputadas integrantes de la Comisión para la Igualdad de Género realizaron una mesa de trabajo para exponer sus observaciones sobre el protocolo de atención a casos de violencia de género de dicha universidad.

La diputada María Magdalena Rosales Cruz señaló que el rector había aceptado la colaboración interinstitucional para revisar el protocolo y, con esa intención se llevaba a cabo la mesa para poder realizar aportaciones. Agregó que las propuestas realizadas buscaban contribuir al rediseño del documento para el beneficio de toda la comunidad universitaria.

Por su parte, la legisladora María de Jesús Eunices Reveles Conejo manifestó que en general el protocolo estaba bien orientado, sin embargo, se pronunció porque no fuera tan extenso para que no se cayera en la inacción.

De igual manera hizo señalamientos en torno al lugar donde se debe hacer la entrevista, en crear una figura que oriente sobre la violencia de género, en realizar un procedimiento alternativo de solución a los casos en los que no se incurra en delito, en modificar la localización del glosario, revisar las pautas de actuación y no burocratizar las circunstancias.

En su oportunidad, la congresista Martha Isabel Delgado Zárate indicó que el protocolo de la universidad es el primero en su tipo en la historia de la UG, y que dentro del mismo se contempla su actualización cada año, por lo que estaba complacida de que se les permitiera colaborar.

Delgado Zárate precisó que las formas de atención contenidas en el documento eran buenas, pero sugirió se agregara un número telefónico para solicitar información y que se pudiera iniciar el proceso vía whatsapp para dar una respuesta más ágil. También habló sobre las medidas de protección en las que se señala cambiar de turno a la víctima y no al agresor, y pidió que se incluyan ambas opciones.

La diputada María Magdalena Rosales Cruz comentó que el nombre del protocolo tenía que ser más exacto y establecer que es para mujeres. Agregó que en paralelo debía existir un programa de prevención hacia el acoso y el hostigamiento, ya que no se trataba sólo de atender los casos sino de evitarlos.

También dijo que era importante un cambio cultural, reeducar y contribuir a la reducción de los casos; evitar la revictimización; precisar los pasos a seguir en caso de que la víctima sea menor de edad; que en cada sede exista un lugar y un grupo de personas especializadas que atiendan este tipo de situaciones; que los integrantes de los órganos colegiados y autoridades unipersonales de la universidad estén capacitados; entre otras cosas.

Por su parte la secretaría técnica se pronunció por que debe incluirse una parte de sanciones y sugerirse que se realice una certificación.

En los trabajos del día estuvieron presentes las diputadas María Magdalena Rosales Cruz -presidenta-, María de Jesús Eunices Reveles Conejo y Martha Isabel Delgado Zárate.